QUESO: EL INGREDIENTE SALADO MÁS DULCE

Si eres de los que imagina el paraíso como un idílico lugar cubierto de chocolate, montañas y océanos del más dulce cacao, no estás solo. El chocolate es uno de los alimentos preferidos por los paladares de niños y maDesde el fresco de Burgos al Mascarpone, pasando por el requesón o el tipo crema, el queso gana cada día más protagonismo en una repostería moderna que intenta alejarse de los sabores empalagosos y las texturas densas y contundentes. En este sentido, el queso es un gran aliado porque la sal que contiene ayuda a realzar todos los sabores que lo acompañan. Desde el obrador de Levaduramadre nos explica cuáles son los dulces que no deberías perderte si eres un verdadero quesoadicto.

Las nuevas tendencias en repostería tienden a la utilización de productos menos dulces, y mucho más ligeros, aromáticos y naturales. El uso de frutas y hortalizas es cada vez más habitual tanto en los bizcochos como en las cremas y los toppings, pero si hay un ingrediente verdaderamente protagonista ese es el queso.

El toque salado del queso es capaz de potenciar y mejorar cualquier sabor y aunque postres como la quesada o el tiramisú llevan mucho tiempo en nuestras mesas, actualmente podemos encontrarlo en todo tipo de cremas, bizcochos o incluso siendo las grandes estrellas de helados o mousses.

Una tarta y muchas cremas

Para muchos golosos la tarta de zanahoria tiene en la crema que lo cubre su principal atractivo. Como nos explica Moncho: “esa crema dulce y cremosa, con un toque salado es el complemento perfecto para potenciar todo el sabor especiado y un levemente picante del bizcocho de zanahoria”. Pero la crema de queso no sólo se añade a la tarta de zanahoria.

La atractiva tarta roja de cacao Red Velvet también lo lleva. “Este  plato procedente de la gastronomía  tradicional del sur de Estados Unidos ha ganado protagonismo en los últimos años gracias a su textura suave y su sabor a chocolate y vainilla”, nos dice Moncho. Uno de los puntos fuertes de esta layer cake, al margen de su intenso color rojo, es la crema de queso que la recubre y la rellena elaborada a partir de queso crema, mantequilla y azúcar.

La última de las tartas con crema de queso que ha llegado a nuestras mesas es la original cake de cerveza negra, que como nos asegura Moncho “es suave y no sabe en absoluto a cerveza aunque aporta una textura densa y húmeda al pastel. Además, la decoración de esta tarta intenta imitar el aspecto de un pinta de cerveza, el cuerpo negro con el bizcocho y la espuma blanca y densa representada por el frosting de queso”. Pero sin duda la más conocida de las recetas dulces a base de queso es la New York Cheesecake. La verdadera tarta de queso americana es densa pero sin llegar a ser pesada, cremosa, un poco quebradiza y no excesivamente dulce. “Tiene que saber a queso”, asegura Moncho “nosotros la preparamos con poco azúcar y mucho queso y queda jugosa y muy cremosa. Como topping le ponemos una selección de frutos rojos porque la acídez de estas frutas contrasta a la perfección con el bizcocho”, añade.