Nuestras materias primas

La principal materia prima con la que trabaja un panadero es la harina. Por ello ponemos especial cuidado en que las mismas sean de la más alta calidad, seleccionando el grano desde su origen. Algunas de nuestras harinas ecológicas son molidas a la piedra para preservar todo el sabor, el olor y las texturas de las harinas de antaño. El proceso de molienda artesanal en molino de piedra, tal y como se hizo en Europa durante siglos, permite que nuestras harinas conserven todo el sabor y el aroma de los cereales que durante milenios han constituido la base de nuestra dieta. Las harinas de molino de piedra tienen un color más oscuro y son más recias que las harinas refinadas porque el proceso de molienda es más sencillo y menos agresivo para el grano, lo que ayuda a que la harina conserve mejor las propiedades originales del mismo.

Asimismo, nuestras harinas integrales permiten obtener productos más saludables por su mayor contenido en fibra y proporcionan un sabor más intenso y un color más oscuro característicos del cereal y de las harinas de grano completo. Todos los componentes de la harina obtenida (endospermo, germen y salvado) proceden de los mismos granos, ya sean de centeno, de trigo, de cebada o de espelta.

Nuestras infusiones están certificadas ecológicamente, GMO free y gluten Free y están libres de pesticidas, plaguicidas, insecticidas o demás productos dañinos para el medio ambiente. Tanto la seda, como el hilo, el papel y la tinta utilizada en la pirámide son materiales 100% biodegradables. Realizados a base de almidón de maíz y selladas con ultrasonido sin la utilización de pegamento o químicos.

Gracias al origen certificado y el tamaño de las hojas, flores o cortezas, se consigue un sabor único y natural, pensado para los paladares más finos. El formato piramidal asegura un exacto gramaje y un espacio correcto para que las hojas puedan expandirse. Obteniendo como resultado, una correcta infusión de sus componentes. Esta excelencia, solo se consigue mediante la selección de las mejores variedades y el cuidadoso trato de las mismas.

Por otra parte, el café que ofrecemos en Levaduramadre es un café artesanal ecológico, que se obtiene mediante la cuidadosa elaboración de unas variedades procedentes de las más destacadas regiones cafeteras del mundo como Brasil, Perú o Kenya. En ellas se lleva a cabo una meticulosa recolección de granos verdes de cosechas limitadas con las que se busca realzar las características intrínsecas de cada origen. Granos seleccionados por su singularidad y por su particular ubicación físico-climática, que requieren un cuidado especial y un tiempo diferente. Posteriormente, gracias a las técnicas de tostado natural realizadas en talleres artesanales se garantiza una composición increíble de sensaciones únicas.

Todos los aceites de Levaduramadre proceden del cultivo ecológico controlado y han obtenido el sello de Agricultura Ecológica de la Unión Europea. Todas las botellas tienen una numeración única con el fin de garantizar su trazabilidad. Son aceites con un sutil aroma a fruta madura muy denso y por tener un sabor dulce y plano, sin el picor ni amargor característicos de otros aceites.