COOKIES ENERGÉTICAS PARA AFRONTAR A TOPE EL CAMBIO DE FASE

El cambio de fase y con ello el aumento de muchas obligaciones laborales, los paseos y el deporte al aire libre ayudados por la subida de las temperaturas y el sol provocan que nuestra necesidad de actividad física aumente. Volver a salir a diario a la calle, practicar deporte, ir a trabajar e incluso retomar cierta vida social requieren de la energía que nos proporcionan algunos alimentos como el cacao y los frutos secos. Si además de cubrir nuestras necesidades nutricionales, están increíblemente ricas, son artesanales y se preparan con materias primas de primera calidad como le ocurre a las cookies de cacao y crema de cacahuete que elaboramos en Levaduramadre, está claro que estamos ante el producto perfecto para retomar con energía la vuelta a una parte de nuestra vida cotidiana.

¿Quién es capaz de resistirse a una buenas cookies de chocolate? Aunque todos somos conscientes de que no son un producto para tomar a diario sí son perfectas cuando necesitamos un chute extra de energía para afrontar las obligaciones diarias. Y nos encontramos en el momento -excusa- perfecto para ello. El cambio de fase y con ello el aumento de la actividad laboral, física y social hacen que necesitemos una alimentación distinta a la que hemos llevado en los últimos dos meses y para ello nada mejor que las originales cookies de cacao rellenas de cacahuete con un topping de sal Maldon que preparamos en Levaduramadre.

El cacao y los cacahuetes, sus principales fuentes de energía

Además de ser un superalimento rico en antioxidantes y altamente desestresante y antidepresivo, el cacao proporciona a nuestro cuerpo un gran número de minerales imprescindibles, tales como magnesio, fósforo, zinc e incluso calcio, con un gran efecto neuroprotector gracias también a sus flavonoides y fitoquímicos, sirviendo de regulador de la presión arterial y salud cardiovascular. En referencia al deporte y la actividad física, una onza de cacao puro diario o al menos con un 70% en su composición, consigue activarnos tanto al comenzar el entrenamiento o rutina como al finalizar.

El cacao por tanto, no debería faltar nunca de nuestra dieta, así como tampoco los frutos secos crudos y sin sal, sobre todo nueces (pecanas, de California, etc…), almendras con su piel, pipas de calabaza o avellanas. O cacahuetes, que fortalecen el corazón por su alto contenido en grasas saludables y mantienen a raya el colesterol. En el caso de nuestras cookies, este fruto seco es la base de la crema con la que se rellenan unas auténticas cookies americanas, bien blanditas y suaves y con el inconfundible sabor del maní tostado y el crujiente toque de la sal Maldon.

Etiquetas:,